cositas





A mi abuela una bomba le mutiló la sonrisa. Durante los tres años que duró la guerra no volvió a sonreír, y la gente empezó a decir que era la única persona capaz de llorar por dentro... Las lágrimas corrían por sus fosas nasales y bajaban por la garganta en dirección al estómago, como perros en busca de carne fresca. Un día le inundaron la boca y las encías empezaron a reblandecerse de tal forma que los dientes se le empezaron a caer; la tristeza dejó mellada a mi abuela.

-El pueblo

en el que vivía se encontraba en mitad de la nada,eraun pueblo en el que las ideas tenían más fuerza que cualquier arma, en el que las raíces y las pieles de las lentejas eran un manjar cada día más escaso, un pueblo en el que habría muerto si mi abuelo no hubiera ido a rescatarla...

-El encuentro

se produjo de una forma asombrosamente natural, como si ella lo hubiera estado esperando durante años...y, al mirarse por primera vez, más que conocerse, se encontraron de nuevo. Se besaron tan fuerte que los labios les dolieron, se abrazaron tan cerca que dejaron de respirar durante un momento....y huyeron lejos del miedo, dejando atrás los gritos de un país tumido por la guerra.

Fue entonces cuando mi abuela volvió a reír; fue en aquella ocasión, cuando sintió que su corazón despertaba del interminable letargo en que se hallaba sumido. Y empezó un largo camino en el que nunca supo qué le esperaba al final, pero del que nunca se ha desviado: cada vez que se siente perdida, llama a mi abuelo para que venga a rescatarla. Entonces, él aparece. Como aquella vez- como entonces- y,con un par de pinceles, le dibuja la sonrisa que un día le borró la guerra.


(si podemos, amemonos la mitad de lo que se han amado ellos...)




No hay comentarios:


www.esperanzagonzalez.com

andan por aqui....