cositas







Mi pintor

El hombre que aprendió a esquivar
el rojo de las balas,
dibujó un árbol en el suelo
cuando aterrizó.

Mi pintor.

La vida acertó a darle
un corazón gigante
que late,
que late,
que late,
demasiado fuerte.

Pero el ruido se hizo música
sus dudas acuarela,
acrílicos los miedos,
al temple su deseo.

Y el pasado se marchó
manchado de presente,
se hizo más fuerte.
se hizo mejor.

Mi pintor.

Mío.

Suyo siempre.

Es.

El hogar que no debí abandonar.



.


6 comentarios:

InfusiónDeLotoNegro dijo...

¡Árboles!
Los arboles pueden ser muchas cosas. Las inquietantes formas de vida dueñas del futuro, como en el Invernáculo de Aldiss. O el olivo, testigo mudo de “la muerte de la poesía”, que quizá hunde sus raíces en el cadáver de García Lorca, y los demás ejecutados aquel día en la campiña andaluza. Puede ser Dafne condimentando mil y un guisos bajo el sol del Peloponeso, o un Ent exhausto que se toma un descanso de seis meses al emitir una frase de seis palabras. Puede ser la sombra que cobija a Emily Dickinson mientras piensa algún poema. O el techo que cubre la Colonia o el Paseo de los Almendros.
¡Bonito dibujo y poema Dipu!

NaoBerlin dijo...

Eso suena a nueva oportunidad ;) Mucha suerte!!

Myowndisaster dijo...

Xd todo ficcion Nao...alejada de la realidad ;)

NaoBerlin dijo...

Ahh bueno. Muy bonito entonces :)

dEsoRdeN dijo...

Nada como la excitación del lienzo en blanco...

Myowndisaster dijo...

Nao Berlin, he leído tu último post. Nada que decir, solo mandarte un abrazo muy fuerte, estoy por aquí si me necesitas ;) me alegro de que te gustara el poema :)

Desorden, los lienzos en blanco siempre son excitantes, tal vez por la aventura , soñar colores nuevos...

Loto negro...bonita reflexión sobre los árboles, me gustó la referencia a los almendros ;) te pienso


www.esperanzagonzalez.com

andan por aqui....