cositas



Desorden habla en su blog de esas noches en las que uno no se puede dormir y empieza a hacer un montón de cosas mientras medio mundo juega al póker con Morfeo. Esta es una de esas noches. Hacía mucho que no me ocurría y, en el fondo, no viene mal de vez en cuando porque mi creatividad alcanza el 200% y salen cosas curiosas como el video que acabo de grabar.

Por otro lado, estaba leyendo otro capítulo del libro de Subirats y me he dado cuenta de la importancia de la libertad (K me enseñó mucho sobre eso ) . Cuando iba al instituto, no entendía bien por qué mis amigas se enfadaban cuando elegía salir con otro grupo de amigos algún que otro sábado. Yo no me molestaba si ellas hacían lo mismo. Pero eran otros tiempos. Con el paso del tiempo,vas eligiendo con más ojo a los amigos y llega un momento en el que el respeto es mutuo y el laissez faire se convierte en una forma de entender la vida. Si quieres a alguien, vuelas a su lado pero el cielo es muy grande como para delimitar los espacios. No debe haber reglas, ni compromisos preestablecidos, ni juicios de valor en cualquier relación que se precie . La libertad es inherente al ser humano y no ha de ser una concesión sino un bien preciado que debe respetarse : no deberíamos decir "te doy libertad" sino"respeto la libertad que tú ya tienes".

Yo lo veo tan sencillo como empezar valorando nuestra propia libertad y tirar de empatía para comprender que cada persona necesita su tiempo y su espacio y que no podemos invadirlo como un elefante en una cacharrería. Es cierto, todos podemos equivocarnos y traspasar esos límites (de forma inconsciente incluso) pero con la práctica puedes darte cuenta a tiempo y dejar respirar a la otra persona para que pueda actuar libremente sin tener que dar explicaciones inecesarias o cambiar su forma de actuar. A tus amigos y a tu pareja (de la familia ya hablamos otro día) los eliges tú, los quieres como son y paseas a su lado sin invadir su camino. Por otro lado, y al hilo de esta reflexión, me resulta curioso cuando alguna mujer (suelo tener más conversaciones de este tipo con mujeres) afirma respecto a su pareja: " es que no me gusta como es, tiene que cambiar" y siempre digo lo mismo: tu a quien amas ¿al hombre que realmente es o al que quieres que sea?. No pongo en duda que hay conductas modificables, que hay cierto grado de flexibilidad que todos debemos tener en cuenta a la hora de relacionarnos con el mundo, pero nuestros amigos y nuestra pareja tienen una esencia que no podemos ni debemos intentar cambiar: quiere a las personas tal y como son y si no, no las quieras: nadie te obliga a hacerlo. Pero no impongas tu ideal de ser, de sentir o de ver la vida a las personas que te rodean. De nuevo, todo desemboca en lo mismo: respetar la libertad.

Respecto a las personas que están en mi vida, son personas libres que hacen y dejan hacer. Me considero una mujer muy afortunada en ese sentido. Pero pienso en aquellas adolescentes que hace años intentaban hacerme sentir mal por intentar ampliar mi círculo de amistades y me pregunto si se trataba sólo de tropiezos de la edad o se habrán convertido en mujeres posesivas con relaciones cuyo leitmotiv es una sucesión de celos infundados o intentos de cambios para con el otro. Desde lo más profundo, espero que no sea así. La vida nos va modificando pero el cambio tendría que ser a mejor.

No intento aleccionar a nadie, está claro que cada uno tiene su forma de pensar, pero me apetecía hacer una reflexión pseudofilosófica a estas horas de la noche . En realidad creo que voy a hacer alguna que otra más sobre otros temas, pero seré más breve, lo prometo jaja y también que intentaré responder a vuestros emails mañana sin falta¡no me olvido!



Besos noctámbulos




Pd: portada del Nevermid, lo prometido es deuda Desorden, jeje....

1 comentario:

dEsoRdeN dijo...

Brillante reflexión. Y del tema 'Nevermind'... hoy tenía otra noticia de portada, pero mañana cae! ;D

un besazo. Y vivan las almas libres!


www.esperanzagonzalez.com

andan por aqui....